TRANSGENERACIONAL: SÍNDROME DEL ANIVERSARIO

Por Jesús Casla
Terapeuta de BioNeuroEmoción –

 Descodificación Biológica
& Hipnosis Clínica Reparadora

www.dbr-casla.com

 

BioNeuroEmoción       BioDescodificación       Descodificación Biológica       Madrid       Verona (Italia)

 

El Síndrome del Aniversario es un concepto que aparece habitualmente en el estudio del transgeneracional. Nuestro inconsciente memoriza todo lo que nos sucede a lo largo de la vida, especialmente aquello que reprimimos porque nos resulta traumático o vergonzoso. Cuando enfrentamos situaciones emocionalmente similares a aquellas que alguna vez nos resultaron dolorosas, nuestro inconsciente, como medida de protección, nos avisa y nos advierte haciendo presente de nuevo en nosotros aquellas mismas sensaciones para que identifiquemos el peligro y tomemos las medidas oportunas.

transgeneracional-bioneuroemoción-madrid

Síndrome del Aniversario, memorias inconscientes de un clan que se activan y se repiten cíclicamente coincidiendo con fechas o eventos

El inconsciente es atemporal; no distingue entre hoy, ayer o hace veinte años. Todo es y está presente ahora. De modo que, incluso durante años o muchos años después de ocurrido un hecho traumático, puede ocurrir que cada vez que vivamos situaciones similares, el inconsciente active en nosotros el recuerdo y las mismas sensaciones experimentadas la primera vez.

Por tanto, el Síndrome del Aniversario hace referencia a las memorias e informaciones presentes en el inconsciente familiar de un clan que se activan y se repiten cíclicamente coincidiendo con fechas, eventos significativos o situaciones concretas. Se trata de una carga transgeneracional inconsciente correspondiente a sucesos traumáticos no asimilados o no digeridos. Esa memoria inconsciente se transmite de generación en generación buscando nuevas oportunidades para quedar resuelta, comprendida o cerrada; pero cuando nos referimos al Síndrome del Aniversario es porque esa memoria está vinculada no sólo a determinadas situaciones emocionales sino a fechas, edades o eventos asociados a dolor, vergüenza y traumas en el inconsciente familiar.  No hay que olvidar que toda previsión funciona como un mandato en el inconsciente familiar o del clan.

Frecuentemente, el Síndrome del Aniversario está relacionado a los cumpleaños o a la edad. Personas de una misma familia a las que cuando alcanzan una edad determinada les suceden cosas similares, como divorcios, accidentes, enfermedades, cambios de lugar de residencia o incluso la muerte. Mujeres que, por ejemplo, son madres a la misma edad que tenía su madre cuando ellas nacieron. En ese caso, el hijo adquiere desde el primer momento, a través del inconsciente familiar, una conexión transgeneracional con su abuela materna. O miembros de una misma familia que cuando cumplen una edad determinada experimentan cambios importantes en su vida, como divorcios, separaciones o viudedad. Indudablemente, están activando un mismo Síndrome del Aniversario vinculado a un hecho traumático del pasado que seguramente para ellos está pasando del todo inadvertido. Por este motivo, es importante conocer cuándo han tenido lugar los acontecimientos familiares asociados a la vida y a la muerte; a qué edad o en qué momentos de la vida nuestros antepasados enfrentaron situaciones concretas o padecieron enfermedades y accidentes que podríamos llegar a repetir.

El concepto del Síndrome del Aniversario fue creado por Josephine Hilgard. Con sus estudios clínicos y el desarrollo de este concepto, Hilgard fue pionera en el estudio de la enfermedad no sólo como activación de conflictos emocionales sino también como un fenómeno de repetición cíclica transgeneracional que desvela lealtades e identificaciones entre miembros de un clan pertenecientes a distintas generaciones. Los trabajos de Hilgard han sido continuados y profundizados después por otros estudiosos, como la psicoterapeuta francesa Anne Ancelin Schützenberger, persona clave en el desarrollo de la psicogenealogía y del transgeneracional.

Todos formamos parte de un sistema familiar cuyas reglas y mandatos inconscientes rigen nuestras reacciones y, por ende, nuestras vidas. En el mismo instante en que somos concebidos, recibimos un legado transgeneracional que, por supuesto, nadie nos ofrece la posibilidad de rechazar. Esa herencia inconsciente nos conecta con el clan familiar y nos ata a sus mandatos inconscientes; pero especialmente a las cargas transgeneracionales y a las circunstancias de ciertos antepasados con los que, por fecha de concepción, nacimiento o muerte, quedamos unidos de manera intangible a través de una afinidad o una lealtad invisible. En ese legado transgeneracional están incluidos los acontecimientos traumáticos padecidos por las generaciones anteriores, sucesos que quedaron sin saldar.

“El  inconsciente tiene buena memoria y marca los acontecimientos importantes del ciclo

de vida por repetición  de fechas o edad”  (Anne Ancelin Schützenberger)

El análisis de las características del legado transgeneracional que recibimos nos ofrece la posibilidad de conocer y comprender el sentido y las razones de la existencia de un Síndrome del Aniversario. Sin ese estudio, el Síndrome del Aniversario no pasaría de ser una rueda confusa de repeticiones aparentemente inconexas y carentes de sentido. Sin embargo, el estudio transgeneracional permite comprender a qué se debe y qué está buscando el inconsciente familiar con este Síndrome en cada caso particular. A través de esta interpretación sistémica del clan que es el estudio transgeneracional, se buscan situaciones repetitivas, identificaciones, proyecciones, dramas familiares, fechas, accidentes y muertes que tienen lugar en circunstancias y situaciones similares. El trabajo con el genosociograma, o circunstancias biográficas que conforman la novela familiar del clan, permite precisamente hacer conscientes esos vínculos con el pasado para poder evitar su repetición tanto en la generación presente como en las futuras. El objetivo es liberar al clan de ataduras negativas de origen transgeneracional que toman cuerpo en forma de enfermedades, accidentes o muertes y que responden a conflictos no resueltos.

Detrás de cualquier Síndrome del Aniversario se esconde un duelo pendiente, un trauma o un secreto familiar. Secretos que surgen del anhelo de los padres de proteger a sus hijos y nietos de hechos traumáticos relacionados con enfermedades, adulterios, herencias, abortos, suicidios, robos, etc. Debemos comprender que el inconsciente familiar es un complejo sistema de conexiones en el que entran en escena todas las vicisitudes vividas, sentidas y reprimidas por cada miembro del clan del presente y del pasado. Asimismo, debemos tener en cuenta que en cualquier clan familiar se repiten muchas circunstancias y vivencias, además de nombres y profesiones. Se generan, de este modo, escenarios similares en los que actúan personas que, no olvidemos, portan inconscientemente legados transgeneracionales que les conectan a las generaciones precedentes. La comprensión de estas circunstancias hace posible interpretar el Síndrome del Aniversario no como casualidad o coincidencia sino como el resultado preciso de conexiones que se activan en el inconsciente familiar para revivir y solucionar traumas pendientes.

Conocer y, sobre todo, comprender cómo funciona, a qué responde y qué representa un Síndrome del Aniversario permite adquirir un nivel de conciencia superior sobre las dinámicas activas en el clan familiar para poder eludir futuros sufrimientos, enfermedades e incluso muertes. Desde los estudios pioneros que en su día realizó Hilgard quedó demostrado que el solo hecho de tomar conciencia sobre el origen y las circunstancias de las que surge un Síndrome del Aniversario permite desactivar o mitigar sus efectos. No obstante, la desactivación sólida y definitiva de sus efectos presentes y futuros requiere adentrarse en el inconsciente familiar a través de uno de los integrantes del clan familiar para realizar los cambios precisos, básicamente consistentes en el cambio de creencias e informaciones asociadas al trauma o la elaboración del duelo o duelos pendientes, realizando actos y rituales simbólicos que el inconsciente, que no distingue entre lo real y lo simbólico, aceptará y asumirá como verdaderos.

Aunque el Síndrome del Aniversario responde a legados transgeneracionales que contienen duelos y traumas pendientes que asumimos de manera inconsciente, a qué dinámica responde este Síndrome? Cuando somos concebidos, las conexiones invisibles presentes en el inconsciente familiar deparan afinidades y lealtades inconscientes que suponen para el receptor una suerte de contratos o códigos que influirán en su vida bajo la forma de creencias y tendencias. Esas creencias se convertirán en una especia de filtro que condicionará su evolución en la vida. Todo contrato implica el desempeño de una función o un mandato. También supone un compromiso respecto a algo o hacia alguien. Puede tratarse de compromisos horizontales, cuando están referidos a colaterales (pareja y hermanos) o verticales, si vincula a familiares de distintas generaciones. Cualquier contrato inconsciente asignado por el clan supone para el receptor la asunción de una lealtad invisible. Aunque somos organismos evolucionados, los seres humanos somos también, ante todo, organismos biológicos primarios y reaccionamos como tales. En nuestra memoria biológica está muy presente que el clan nos aporta identidad, seguridad y mayores posibilidades de supervivencia. Sin ese vínculo con el clan, los peligros se incrementan y la supervivencia puede correr un serio peligro. Es precisamente ese miedo profundo –biológico- que implica la posible desconexión con nuestro clan el que nos lleva a asumir como propias esas lealtades inconscientes asignadas por el clan, incluso aunque éstas nos condicionen y lastimen.

El clan ejerce su autoridad inconsciente sobre nosotros para preservar la supervivencia del sistema. Aceptamos sus mandatos por nuestra necesidad de ser reconocidos como miembros del mismo. Toda iniciativa de un miembro del clan hacia su individuación representa para el clan familiar una posible deslealtad y una amenaza implícita que pone en peligro su supervivencia. El clan familiar amenaza al disidente y éste, aun a pesar de sus intenciones iniciales, probablemente acabará plegándose a seguir viviendo la vida que le han asignado dentro de unos cauces preestablecidos que limitan y frenan su evolución.

Las lealtades y los contratos inconscientes tienen el objetivo de minimizar o anular cualquier posible alteración que desestabilice al clan. Porque la dinámica interna del clan familiar, como sistema conservador, se rige por los contratos asignados a sus miembros y por las obligaciones que éstos asumen. Las expectativas individuales no son prioritarias frente a los mandatos y las necesidades del clan. El individuo interactúa constantemente con los otros miembros del clan; pero siempre en una relación de dependencia respecto a los mandatos inconscientes que recibe del sistema y respecto a los contratos, también inconscientes, que han asumido y desarrollan otros miembros del clan.

Cada clan familiar cuenta con su propio sistema de lealtades que estructura las relaciones intrafamiliares, regula la pertenencia al grupo y penaliza los intentos de disidencia. Debe observarse, asimismo, cómo esta dinámica de las relaciones en el clan familiar se alimenta constantemente. El inconsciente familiar se alimenta de las lealtades inconscientes que sucesivamente van adquiriendo las distintas generaciones. Así como en un momento dado los padres asumieron los contratos y códigos inconscientes impuestos por el clan, los hijos asumen sus propias lealtades inconscientes para preservar su identidad y territorio en el clan. Es de esta manera como se mantiene vigente y se transmite el Síndrome del Aniversario.