LA SOMBRA Y LA IMAGEN ESPECULAR

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma” (Carl Gustav Jung)


La sombra es todo ese material psicológico que hemos reprimido y negado, los pensamientos, emociones e impulsos que encontramos demasiado dolorosos o desagradables para aceptarlos. La integran secretos (parte oscura) que no revelamos porque no seríamos aceptados en sociedad.

Surge siendo niños cuando nuestros padres nos transmiten tanto la parte más positiva de ellos como también la más negativa. Todos esos mensajes se introdujeron en nuestro inconsciente alterando la percepción de nosotros mismos. La sombra es el mal dentro del ser humano y llega a tener mucho poder cuando se la niega y reprime. Su poder es el miedo. En los sueños aparece a través de las pesadillas.

No podemos destruir ni negar ese aspecto de nuestra vida. Tenemos que confrontarla, dialogar con ella y aceptarla. Hay que entender que tener sombra es normal. Si sólo tuviéramos la verdad, la bondad, la armonía… y nada en el otro lado (oscuro), no habría impulso creativo. Y a la inversa; se necesita tener ambos lados.

Es importante que nos veamos tal como somos. Quién soy? Qué aspectos no me gustan de mí? Estar abierto a aceptar nuestra sombra, reapropiarnos de aquello que he negado. Si hacemos este proceso, sentiremos una vida más armónica y daremos un paso importantísimo en nuestra vida interior.

Sin embargo, habitualmente en lugar de confrontar nuestra propia sombra, inconscientemente proyectamos estas cualidades no deseadas en otros. Eso que proyectamos en otros es aquello con lo que no podemos convivir. Sea lo que sea lo que juzgamos o condenamos en otros, es finalmente una parte de nosotros despreciada o rechazada. Detestamos en los demás lo que detestamos de nosotros mismos.

Por todo ello, en BioNeuroEmoción® son importantes la sombra y la imagen especular ya que reflejamos en los otros nuestra parte reprimida. El objetivo no es luchar contra lo opuesto y lo reprimido sino integrarlo. La curación es integración. Las personas que triunfan son las que conocen sus virtudes y sus defectos, y son capaces de integrar ambas.