HIPNOSIS ERIKSONIANA

La hipnosis es un estado de focalización de la atención consciente con una disociación momentánea que permite al paciente acceder al inconsciente. Durante la hipnosis, por tanto, ni se pierde la conciencia ni es posible manipular al paciente. Es un estado agradable de relajación corporal y muscular durante el cual desaparecen las dudas y los temores, favoreciendo un pensamiento activo y creativo.

El psiquiatra estadounidense Milton Erickson incorporó a la hipnosis un protocolo sencillo, sin trance profundo, hoy conocido como Hipnosis Naturalista.

La Hipnosis Eriksoniana orienta a la persona hacia la solución, motivándola y conectándola con sus propios recursos para que ella misma haga los cambios que elija.

Esta hipnosis permite recuperaciones rápidas y sorprendentes. A través de ella podemos entrar conscientemente en el reino del inconsciente. Cuando nos relajamos, disminuye la actividad eléctrica del cerebro y podemos acceder a las regiones subcorticales profundas donde se encuentran almacenados nuestros condicionamientos, actitudes, hábitos y comportamientos. En este estado, dejamos de lado nuestras facultades analíticas y estamos abiertos a recibir información para cambiar creencias, comportamientos y actitudes que condicionan nuestras vidas.